Consejos de navegación para principiantes

 

Consejos de navegación para principiantes de Ian Walker


Ian Walker no solo es embajador de Musto, es una leyenda de la navegación. Ian es todo un héroe deportivo formado en su país, que ha cosechado oros internacionales por todo el mundo y ha alcanzado el éxito recientemente como capitán del Abu Dhabi Ocean Racing en la formidable Volvo Ocean Race. 

En este artículo, nos explica todo lo que hay que saber para empezar a navegar mientras desmonta unos cuantos mitos.

Navegar me ha permitido disfrutar de muchas satisfacciones y del placer de viajar por todo el mundo conociendo gente nueva. Lo que me gusta de la navegación es el equilibrio entre el desafío físico, técnico y mental. En cierto modo, es como jugar al ajedrez en el agua, pero además haces mucho ejercicio y respiras aire fresco.
Pero, a diferencia de ponerse a dar patadas a un balón, puede parecer un deporte difícil de empezar a practicar. Entonces, ¿cómo se dan los primeros pasos? ¿es la navegación un deporte para todo el mundo?
«Voy a empezar desmontando algunos mitos»  

Mito 1: «hay que empezar de joven»

Como en cualquier otro deporte, se aprende más rápido y de forma más natural cuando se es joven. Pero la belleza de la navegación es que se puede seguir practicando incluso cuando te jubilas y todo el mundo puede encontrar el barco más adecuado para ellos. Uno de los miembros de mi tripulación ganadora de la Volvo Ocean Race no empezó a navegar hasta los 19 años.

Mito 2: «hay que ser muy fuerte para ser bueno navegando»

Como es lógico, los equipos nacionales no solo son hábiles, sino que están en muy buena forma, y algunas tareas en los barcos de quilla exigen una gran fuerza física. Pero hay muchas tareas distintas y algunas tienen que realizarlas miembros de la tripulación más ágiles y ligeros. La relación fuerza-peso es importante y es la razón por la que las mujeres pueden competir en condiciones de tanta igualdad con los hombres. La marinera más famosa de Inglaterra, la Dama del Imperio Británico Ellen MacArthur, ha dado la vuelta al mundo varias veces y tiene una constitución menuda.

Mito 3: «hay que ser rico para navegar»

Es cierto que los yates de competición son caros, pero también ocurre con los mejores coches de carreras. Hay muchos dueños de embarcaciones que buscan tripulación y rara vez se rechaza a los voluntarios. Los barcos de segunda mano pueden costar lo mismo que un conjunto de palos de golf, y mi cuota del club de navegación no cuesta más que una partida en un buen campo de golf.

Mito 4: «no es un deporte para mujeres»

Nada más lejos de la realidad. Uno de los mejores aspectos de la navegación es que los hombres y las mujeres compiten en condiciones de igualdad. No es ninguna vergüenza que te gane una mujer, ¡aunque nos esforcemos al máximo para evitarlo!

Mito 5: «cuando navegas acabas mojándote y pasando frío»

No puedo prometeros que no os mojaréis el pelo, pero con la ropa de navegación adecuada se puede pasar todo el año seco y abrigado.

Mito 6: «si no has navegado nunca, te vas a marear»

Es posible, pero no tiene nada que ver con cuánto hayas navegado. Por lo que yo he visto, aproximadamente el 20 % de la gente se marea mucho y eso hace que no sea el deporte adecuado para ellos. Del resto, la mitad se marea muy rara vez, y el resto pueden evitarlo con medicamentos o remedios homeopáticos. Algunos de los mejores marineros del mundo se marean, ¡incluida la mitad de la tripulación con la que he dado la vuelta al mundo!

Mito 7: «hay que comprar un barco para salir a navegar»

Esto tampoco es verdad. Se puede empezar por hacer un curso de la RYA o cursos de iniciación en el club local de navegación. A menudo, los clubes tienen barcos que se pueden coger prestados, especialmente para los principiantes. Si no, también se puede empezar como lo hice yo, siendo tripulante para otras personas en sus barcos.

Mito 8: «navegar es un deporte peligroso, especialmente si no sabes nadar»

Saber nadar es útil para todo el mundo y puede que salir a navegar sea una buena motivación para aprender. Si no es así, hay que llevar siempre un chaleco salvavidas para que te mantenga a flote si caes al agua.
El otro riesgo real que existe es golpearse la cabeza en la botavara, así que es buena idea que los principiantes lleven un casco hasta que dominen mejor el viento.

Chaleco de ayuda a la flotabilidad Musto

Mito 9: «si no sabes lo que haces te gritarán»

Por desgracia, hay ciertos idiotas a los que les gusta gritar a su tripulación o a otros barcos, igual que hay padres que se pegan con los árbitros en el fútbol juvenil. Normalmente, la navegación es un deporte social muy amigable y la gente hace todo lo posible por ayudarte. ¡A los mejores marineros les encanta relatar cómo han conseguido ganar una regata, así que se puede aprender mucho escuchando!       

Mito 10: «hay que vivir junto al mar»

No es necesario vivir junto al mar, existen muchos lagos, embalses y ríos con clubes de navegación en en España. Yo jamás había navegado en el mar hasta que tuve 14 años, y Ellen MacArthur creció en Derbyshire, que es lo más lejos del mar que se puede estar.

Una buena forma de empezar es hacer un curso de navegación en yate o de vela ligera reconocido por la RYA en un club o una escuela de navegación que tengas cerca. Aunque no es la única forma. Ser tripulante de alguien que sepa lo que hace es una forma excelente de aprender. Así comencé yo en un barco de vela ligera Mirror cuando tenía 8 años. El mejor consejo que puedo dar es buscar el club de navegación más cercano, ir y conocer a sus miembros. Deberían recibir con los brazos abiertos a los posibles nuevos miembros y suelen ofrecer días de prueba.

En el caso de los niños es aún más fácil, ya que los clubes de navegación probablemente tendrán programas y regatas juveniles. Y, a menudo, disponen de barcos para que los niños los cojan prestados. A mis hijos les encanta navegar en el Junior Fortnight de nuestro club, pero no tanto por la navegación en sí como por la oportunidad de estar con más gente y socializar con niños y niñas de su edad. No hay nada mejor como padre que ver a tus hijos aprendiendo habilidades nuevas y disfrutando de los aprendizajes que se consiguen con la navegación.

Para los novatos, la navegación puede resultar abrumadora y algo confusa, porque además los marineros suelen usar su propio lenguaje. Todas las partes del barco y las velas tienen su propio nombre, al igual que las maniobras. Si no se sabe distinguir el grátil del puño de escota, o una maniobra trasluchada de la banda de barlovento, ¡no hay que asustarse! Se pueden explicar las cosas con frases sencillas, y decir «tirando de la roja» es tan aceptable como «enrollando la driza del spi».

Toda esta jerga da la sensación de que es un mundo nuevo de conocimientos y habilidades, pero lo dominaréis rápidamente. Y la gente que suena como si supiera mucho normalmente sabe menos de lo que parece, todos empezamos en algún punto.

¡Espero veros en el agua muy pronto!  



Artículos relacionados

 

Colección de navegación de Musto

COMPRAR LA COLECCIÓN DE NAVEGACIÓN

Comprar ahora

Musto habla con Armel Le Cléac'h

MUSTO HABLA CON ARMEL LE CLÉAC'H

Leer el artículo

Musto Rolex Fastnet Race: qué llevar, por Pete Cumming

QUÉ LLEVAR PARA NAVEGAR POR PETE CUMMING

Leer el artículo

Recopilatorio de ropa de motonáutica de Musto

RECOPILATORIO DE ROPA DE MOTONÁUTICA DE VERANO

Leer el artículo